07_histsem_grabmonument_epigrammLa catedrática de Filología Latina de la Universidad de Sevilla, Concepción Fernández, dirige el proyecto Communal Art – Reconceptualising Metrical Epigraphy Network (Carmen) en la Universidad de Sevilla. Un proyecto europeo financiado con 2,8 millones de euros a través de la convocatoria H2020-MSCA-ITN-2020 y para el que la Universidad de Sevilla ha recibido 501.809,76 euros.

“Es el único proyecto relacionado con el mundo clásico que ha conseguido financiación. Esperamos que esto serva también para animar a otros colegas de Humanidades a solicitar este tipo de proyectos, viendo que es posible conseguirlo, aunque sea difícil”, expresa la investigadora Concepción Fernández.

Coordinado por la Johannes Gutenberg University Mainz (JGU) de Alemania, este proyecto se centra en el análisis de los Carmina Latina Epigraphica (CLE), un corpus de unas 4000 inscripciones en verso. Poemas grabados sobre monumentos públicos y, en general, en soportes duraderos como la piedra, que constituyen la fuente más importante para entender el arte y cultura popular en el mundo romano. Se datan desde al menos el s. III a. C. hasta la Antigüedad tardía, constituyendo una tradición ininterrumpida que tuvo continuidad en la temprana Edad Media.

Esta evidencia monumental única de textos transmite las voces no solo de las élites sino sobre todo la de los ciudadanos de a pie, que de otro modo no oiríamos. Abarca el Imperio Romano en toda su extensión geográfica y proporciona ejemplos únicos de expresiones locales de poesía para muchas sociedades actuales de Europa y el norte de África. De ahí el gran interés de investigar y documentar la evidencia del arte popular en la antigua Roma para el futuro, y la necesidad de hacerlo con un enfoque inclusivo y profundamente democrático.

El proyecto posee una relevancia y significación sustanciales más allá de los ámbitos de la investigación, clásica o no. CARMEN no descartará el discurso académico y artístico sobre la calidad de la producción artística. Sin embargo, implica la valoración de la cultura popular y la aceptación del hecho de que una sociedad democrática requiere la representación de todas sus partes constituyentes en el discurso público. “Solo si adoptamos tal diversidad y la incorporamos por defecto en nuestro discurso académico, así como en la forma en que comunicamos nuestra investigación, podremos argumentar de manera convincente que las artes y las humanidades se preocupan por la condición humana en general y abordar desafíos sociales”, añade la profesora Concepción Fernández.

En este proyecto, de 4 años de duración, participa también la investigadora de la US María Limón Belén (Ayudante Doctora) en calidad de cosupervisora de algunas de las tesis doctorales que se desarrollen en el proyecto, junto a otros expertos de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), Roma la Sapienza (Italia), Universidad de Trier (Alemania), la Université Bourgogne Franche-Comté (Francia), el Rheinisches Landesmuseum Trier (Alemania) y de la Universidad de Viena.